Vinos de Cantabria

VINO DE LA TIERRA LIÉBANA

El área de producción queda delimitada por los términos municipales de: Potes, Pesagüero, Cabezón de Liébana, Camaleño, Castro Cillorigo y Vega de Liébana. Variedades: Tintas: Mencía, Tempranillo, Garnacha, Graciano, Merlot, Syrah, Pinotnoir, Albarín Negro y Cabernet-Sauvignon. Blancas: Palomino, Godello, Verdejo, Albillo, Chardonay y Albarín Blanco. El grado alcohólico volumétrico natural mínimo será de 10% Vol. en los tintos y de 9,5% Vol. para los blancos. Fecha de su publicación en el B.O.E. 31/03/2004.

VINO DE LA TIERRA COSTA DE CANTABRIA

El área de producción queda delimitada dentro de la Comunidad Autónoma de Cantabria, por la zona comprendida entre la costa y los valles interiores de influencia Atlántica hasta la cota de 600 metros, con excepción de los municipios de Potes, Pesagüero, Cabezón de Liébana, Camaleño, Castro Cillorigo y Vega de Liébana. Variedades: Tintas : Ondarrabi Belza y Verdejo Negro. Blancas: Godello, Albillo, Chardonay, Malvasia, Ondarrabi Zuri, Picapoll blanco y Verdejo blanco. El grado alcohólico volumétrico natural mínimo será de 10% Vol en los tintos y de 9,5% Vol. para los blancos. Fecha de su publicación en el B.O.E. 31/03/2005

La complejidad ecoclimática de la cornisa cantábrica se debe a la combinación de una orografía compleja dotada de innumerables valles orientados de manera caprichosa y de una variedad de microclimas afectados por la proximidad del mar. Bodegas Vidular se encuentra ubicada a 250 m. sobre el nivel del mar, en un idílico valle de la comarca de Voto desde el que se domina el serpenteo que el río Asón deja a su paso en su camino hacia el mar. Sus laderas de cultivo, muy bien protegidas, se hallan orientadas al Sureste favoreciendo un ciclo vegetativo muy adecuado al ecoclima local, proporcionando condiciones inmejorables para alcanzar una óptima maduración de la vid.

La excelente acogida y aceptación de la que ya disfruta nuestro vino nos motiva para seguir trabajando por la calidad y por la consolidación de nuestra marca. Actualmente, Bodegas Vidular se encuentra en un proceso de ampliación de su producción con la plantación de 6.000 nuevas cepas que apoyan la determinación de nuestra visión empresarial. Esto es, producir y elaborar vinos de calidad, de Terruño, vinos con personalidad y con el carácter de la tierra en la que crece en contraposición a algunas tendencias globalizadoras presentes en la producción vinícola actual. Y, hacerlo en armonía con otro proyecto igualmente ilusionante; la recuperación del cultivo de la vid en Cantabria, demostrando que esta es posible y que volverá a ser rentable en un futuro muy próximo.

De la cepa a la botella Los viticultores lebaniegos dicen que siguen en las viñas «por afición» Alrededor de 250.000 kilos de uva, la mayoría en la comarca de Liébana se habrán recogido este año en las 55 hectáreas de terreno destinadas al viñedo existentes en Cantabria. Se trata de cifras poco menos que testimoniales, y de una producción de vino que, de forma secular, se ha reservado al consumo de casa. Pero esa tendencia comienza a romperse con la aparición de un puñado de emprendedores dispuestos a hacer de la viticultura su medio de vida. Tanto que el próximo año ya esperan tener permiso para comercializar el vino criado en sus cepas.

Al cabo de varios años de experimentación y de cuidados, las vides han empezado a producir la suficiente cantidad de uva como para insuflar ánimos a los viticultores. Sufridos productores que hasta la fecha no han hecho otra cosa que invertir y gastar -algunos empeñándose hasta las cejas-, pero que ya adivinan próximo el día de paladear el éxito.

En ese sinvivir se encuentra un puñado de viñadores de Moncalián, Gama, Vidular, Liendo, Trucíos… Gente como la familia Durán Ortega o como Ignacio Abajo, dispuestos a demostrar «que se puede vivir de esto».

Mikel Durán lo dice a pie de viña, satisfecho de que, pese al endeble cuerpo de las cepas plantadas hace sólo cuatro años, haya podido recoger uva suficiente para hacer cosecha y destinarla al consumo el próximo año. “Ribera del Asón” -que así se llamará ese blanco producido y criado en Vidular y que ya duerme en la bodega-, pudiera convertirse en uno de los primeros vino nacidos del empuje de la Consejería de Agricultura en su empeño por ofrecer medios y vías para diversificar la ocupación en el mundo rural.

Un segundo caldo podría ser el “Viña Lancina”, nacido en el viñedo que Abajo posee en el barrio de Tuebre, en Bárcena de Cicero, aunque éste de una producción más modesta. «Vamos a demostrar que aquí se puede hacer un buen vino, de calidad», asegura Ignacio, quien ha dejado todo para convertirse en viticultor profesional. También Mikel y Jon Durán, y sus padres José Miguel y Maite, se confiesan «gente comprometida que apuesta por la viña».

Rendimiento

Reconocen que la tarea es lenta y que tardarán años en ver reconocido el trabajo, «pero no tenemos prisa. Sabemos que ésta es una labor lenta», se explica Ignacio. Mikel anticipa: «Esto va para largo, para años. Pero somos gente joven y los dos hermanos confiamos en vivir de ello».

Desde el Centro de Investigación de Muriedas, uno de los técnicos encargados del programa de experimentación del cultivo de la vid, Juan Ignacio de Sebastián, certifica las impresiones: «El cultivo de la vid tiene futuro». Considera que la viticultura puede renacer en Cantabria a través de los derechos de plantación, recuperando viñedos, plantando nuevas cepas y modernizando su laboreo. «Sin duda, es un reto, sobre todo para gente joven, comprometida, que le guste este cultivo», señala De Sebastián. «Nosotros ponemos el asesoramiento técnico y el apoyo enológico para que los cultivadores no se sientan desasistidos. Queremos hacer un buen vino, y se puede hacer de calidad para que cuando se embotelle y se venda, pueda sacarse rendimiento económico».

En esas están ya en Bodegas Vidular. Tras la vendimia, las tres hectáreas plantadas en su mayoría con uva de tipo Alvariño y algo de Chardonnay les han producido alrededor de 8.000 kilos de uva de 12 grados. El proceso en bodega derivará en unos 6.000 litros de vino y calculan que en unas 7.500 botellas. De aquí a tres años, con las vides ya desarrolladas, las cifras se pueden triplicar.

Entre tanto esa primera gran cosecha fermenta y madura en su bodega, los Durán solventan los trámites sanitarios y burocráticos necesarios para poder introducir su blanco “Ribera del Asón” en el círculo de la restauración.

De calidad

Cerca de allí, Ignacio Abajo mima su plantación de tres hectáreas en Moncalián, aunque no será productiva hasta dentro de tres años. Sin embargo, su parcela experimental en Tuebre ya le ha reportado el primer anticipo: está vinificando unos 1.000 litros de vino blanco, elaborado con las variedades Riesling y Godello. De ese mosto saldrá su caldo “Viña Lancina”, del que adelanta: «Tiene puntos y aromas excelentes».

En Frama, en el proyecto experimental de mayor extensión de Liébana, se han recolectado unos 2.500 kilos. José Antonio Parra, uno de los socios del proyecto, indica: «Hacemos varias elaboraciones distintas de forma experimental para ver qué tal se comportan las uvas. Hemos sacado vino de trece, doce y nueve grados y se seguirá trabajando porque la intención es hacer un buen vino». Respecto a la calidad, Parra señala: «Para ser unas plantas tan jóvenes, es bastante buena».

Los de José Antonio, Ignacio y Mikel son ejemplos de un puñado de propietarios de Liendo, Obregón, Villaverde, Aliezo… hasta 14, colaboradores de la Consejería aportando pequeños terrenos para experimentar uvas, variedades y suelos. Representan la avanzadilla de productores en pos de un vino de calidad y medio de vida.

Bodegas Sel D’Aiz

La preocupación por la nutrición y la vuelta a los métodos productivos tradicionales están cambiando el panorama de la alimentación y la gastronomía. Un grupo de pequeños productores de Cantabria se está abriendo camino con sus productos ecológicos, elaborados artesanalmente, en pequeñas porciones, por gente que ha cambiado su vida para estar más cerca de la Naturaleza, haciéndose un hueco en los hogares y las mesas más inquietas.

Bodegas Sel D’Aiz es un concepto diferente dentro de la Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra Costa de Cantabria. Una empresa familiar gestionada por Asier y Miriam, que en 2007 decidieron comenzar este nuevo reto.

Nuestros viñedos están situados en los Valles Pasiegos, concretamente en Castillo Pedroso (Corvera de Toranzo) a unos 30 km. de Santander.

Bº Cotorral s/n. Castillo Pedroso 39699 Corvera de Toranzo (Cantabria). Tel: 629 473 755. [email protected]

Las instalaciones de la bodega están dentro de los propios viñedos con la finalidad de reducir el tiempo de vendimia y lograr la mayor calidad posible de uva. Destacamos en el proceso de recolección de la uva, que la realizamos manualmente en pequeñas cajas y nuestro personal selecciona los mejores racimos de uva.

La elaboración de nuestros vinos sigue la metodología y proceso de producción más vanguardistas del momento gracias a la más avanzada tecnología: Criomaceración, Inertización, Estabilización por frío, Embotellado en la misma bodega. Disponemos de pequeños depósitos de acero inoxidable con capacidad de 7.500 litros, conectados entre si, con el fin de evitar oxidaciones no deseadas.

Jibiones de Guadañeta

Llegó el otoño y con él las últimas salidas a la mar, las últimas aventuras del año en el Cantábrico. Se acabó el madrugar, las esperas a que despunte el alba guadañeta en mano. Y los salpicones de tinta fresca. La mar se torna cada día más incierta, irregular, imprevisible, y pocos serán ya quienes salgan en busca de uno de los productos más cotizados del verano: el calamar. Hasta el año que viene, habrá que conformase con los recuerdos del pasado verano.

Laredo cuenta en su haber con una gran tradición de veteranos “jibioneros” (pescadores jubilados), que tras años de experiencia continúan con el arte de la pesca, más como un hobby que como un trabajo.  Con el inicio del calor las aguas de la bahía de Laredo comienzan a poblarse de jibiones listos para ser pescados. La técnica es aparentemente sencilla, hay que utilizar el movimiento de la persona, un tira y afloja  que muchos denominan como “ála y arria, ála y arría…”.

En Santander también se llama al calamar, magano. Aquí os dejamos una foto de este exquisito manjar. En esta ocasión preparados con cebolla.

Productos Ecológicos

Unos de los mejores productos del norte de España, son los magníficos productos ecológicos de Cantabria, hechos con materia prima de primerísima calidad. Quesos, tomates, cebollas, anchoas, mermeladas, leche, yogures, sobaos pasiegos.  Productos sin conservantes, y con un sabor insuperable. Siga leyendo en nuestra web para poder ver las tiendas donde adquirir estos productos de Cantabria.

Productos Ecológicos de Cantabria

Infórmate de las empresas de carnes y productos ecológicos cárnicos en Cantabria. Conoce su sector. Como cuidan sus Animales, como se alimentan.

Una pequeña presentación vale más que mil palabras, esta es una presentación de como se elaboran quesos artesanales con denominación de origen los quesucos de Liébana, en pleno corazón de los Picos de Europa, se encuentra la localidad de Liébana donde Juan Carlos elabora quesos de Cantabria con una gran tradición, ahora tenemos la oportunidad de comprar quesos en Liébana si vienes de visita o sino no puedes venir por esta bella tierra comprar quesos online desde este mismo enlace, comprar quesos online

Aquí tienes algunas tiendas en Cantabria donde adquirir productos ecológicos.

La Artesana

Conservas naturales de cultivo ecológico. Fábrica de mermeladas.  Barrio de la Farda s/n. 39800 Ramales (Cantabria).  Teléfono 942 64 65 29

Centro Macrobiótico

Restaurante.  Alcázar de Toledo, 3. 39008 Santander.  Teléfono 942 22 03 15

Ganadería La Sierra, S.C.

Producción de yogures ecológicos.  Tezanos de Villacarriedo (Cantabria).  Teléfonos 942 59 06 33 y 605 65 04 34

Restaurante El Serbal

La única estrella Michelin que hay en Santander (desde 2003) es la de este restaurante ubicado en la calle Andrés del Río y que dirigen Rafael Prieto, José Antonio González y Fernando Sainz de la Maza, quien ejerce como jefe de cocina. Su propuesta es serena, llena de sensibilidad y en la que cobra protagonismo el producto del mar Cantábrico. Destaca su bodega.

El restaurante El Serbal, que abrió sus puertas en 1999 con la idea de hacer un restaurante diferente, se ubica en el centro marítimo de Santander, en la zona de Puertochico, en el bajo de un edificio reformado en 2004 cuya fachada exterior está construida a base de maderas nobles y ladrillo, mientras que la decoración interior del establecimiento es de estilo nórdico.Desde 2003 El Serbal cuenta con una estrella Michelín, con la que se premia su cocina de mercado con elaboraciones creativas, que cambia de carta trimestralmente para aprovechar los productos de cada temporada del año. Entre las especialidades a destacar de la cocina de El Serbal se cuentan el arroz con cachón y langostinos con ali-oli, la raya asada con pil pil de hongos, la perdiz en dos cocciones con setas de temporada o la copita de tiramisú.La capacidad de El Serbal, que cuenta con tres comedores, es de 45-50 comensales, que pueden disfrutar en un horario de 13.30 a16:00 horas y de 20:30 a 23:30 de lunes a sábado los platos que salen de la cocina del establecimiento, que sólo cierra por descanso los lunes y las noches de los domingos.El servicio de sala de El Serbal es atento y actualizado y el cliente puede elegir su vino entre las más de 300 referencias de caldos de once países distintos con las que cuenta la bodega de El Serbal. El establecimiento cuenta además con carro de quesos de Cantabria, selección de cafés que se ofrecen desde su carro, carro de licores y cartas de vinos, aceites, cervezas, aguas y puros.En El Serbal, que cuenta con un comedor privado para 6 u 8 personas y salas de fumadores y no fumadores, se puede disfrutar de un ambiente moderno y relajado, con mesas amplias, cómodas y distanciadas entre sí que facilitan tanto las veladas en pareja como las comidas de negocios.

Para hacer más cómoda la visita del cliente a El Serbal, el establecimiento cuenta, entre otros, con los servicios de pago con tarjetas de crédito, acceso para minusválidos, hilo musical, aire acondicionado y calefacción.

Especialidades : Arroz con cachón y langostinos con ali-oli, Raya asada con pil pil de hongos, Perdiz en dos cocciones con setas de temporada, Copita de tiramisú, entre otros.

Restaurante Solana

La historia de este restaurante es el reflejo de  toda una familia a lo largo de tres generaciones. Cuentan algunos nonagenarios, que aun recuerdan aquella tasca típica  de la posguerra  como otras de las escasas tabernas  que existían en la zona en aquella época.

En esta  casa se  ofrecían alimentos que se cultivaban en el pueblo y sus  entorno, ofreciéndose a cualquier viandante que acertaba a visitarlos. Los medios no eran los mismos de hoy en día, Bernabé y Benedicta compartían los elementales trabajos de hostelería  con el cuidado del ganado.  Es así como luchando y trabajando este entrañable lugar, sigue dando satisfacciones al paladar de una fiel clientela sesenta y cinco años después.

La familia aumentó y los descendientes se organizaron para que “Solana” siguiera su camino. Dos de ellos decidieron dedicarse a la hostelería y es así como Jesús después de cursar estudios  en la escuela superior de Hostelería de Madrid y dadas las circunstancias del destino emigró a Luxemburgo para que en este ducado de los países bajos formara otro restaurante Solana con un rotundo éxito. Otro familiar , José Antonio contrae matrimonio con Begoña y se ponen al frente del negocio y al igual que sus antecesores compaginan el ganado con el restaurante.

Allá por 1971 el matrimonio acomete la  primera reforma de la vieja tasca y que se conserva intacta desde la fecha, manteniendo en la actualidad la solera de bar de pueblo que el paisaje reclama. Begoña una cocinera sabia, ha venido recreando con sus guisos la memoria gustativa  de los paladares de la gente de ayer que no dejan de reclamar hoy en día su popular cocina casera la cual maneja con maestría. El paso de los años hace que sus hijos Ignacio e Inma comiencen desde niños a ayudar en el negocio. Más tarde  el primero de ellos se decide a regresar a sus inicios después de un periplo por varios de los mejores restaurantes del país. Es entonces cuando a finales del año 2007 ponen en marcha un apartado anexo a la casa convirtiéndolo en un restaurante gastronómico con vistas al valle que ha culminado un sueño que empezó allá en 1940.

El producto es la parte más importante de su filosofía. Es así como  manejando  con sabiduría innata, a pesar de su juventud , despierta  los cinco sentidos de  los paladares de los comensales más exigentes. Poco amigo de artificios gratuitos, busca lo mejor del mercado para el placer del comensal.
La sala de “Solana” ofrece un servicio de aparente sencillez, incluso campechano, pero riguroso en el fondo, eso si, pensando esencialmente en dar protagonismo a lo culinario.
La sala es dirigida por Inma, la hermana de Ignacio, que está acompañada diariamente por Noelia que es la segunda  maître. Así como  Ani, camarera de la casa desde sus inicios que proporcionan  un ambiente hogareño y familiar a todos los visitantes.

Restaurante El Galeón

Un servicio amable y atento, una envidiable ubicación y una proporcionada relación calidad-precio, hacen obligada su vista al Restaurante el Galeón de Rubarcena.  Les ofrece la posibilidad de comer o cenar, en dos espacios claramente diferenciados: uno interior con 14 mesas ambientado en un comedor con fotografías de Comillas.

Una agradable terraza porche de madera que ofrece vistas a los picos de Europa con 10 mesas para verano junto a una terraza exterior de 10 mesas para el verano.  Con una sencilla y original carta, buscando la posibilidad de combinar una selección de primeros platos para compartir y un segundo individual para terminar, todo ello acompañado de refrescantes ensaladas y exquisitos postres, destacando algunos caldos de la variada bodega con la que cuenta el establecimiento.  Carnes, verduras, potajes y pescados a la BRASA, originales ensaladas, cordero, cochinillo, cabrito asado, entrantes imaginativos y postres caseros conforman la base de la carta..

Casa Terán

El restaurante Casa Terán se ubica en Monte, una de las zonas costeras más populares de la ciudad de Santander. Abrió sus puertas en el año 1964, famoso por el picoteo con productos del mar. Es un restaurante especializado en cocina tradicional y productos del mar, de la zona costera de San Pedro del Mar en Monte, lo que le ha convertido en un clásico en Santander. Restaurante con dos acogedores comedores y una terraza jardín cubierta y al aire libre.

Gran aparcamiento gratuito para 50 coches, Y Parque infantil. RESTAURANTE CASA TERAN MONTE SANTANDER TLF.942344193 !COMO NUNCA! Nos aclimatamos a los tiempos, con nuevas instalaciones. Y precios muy populares.

LA PIZZA DI NAPOLI (también para llevar) Horneadas a la piedra y elaboradas con la autentica  masa Napolitana. PARRILLA ASADOR SIDRERIA Carnes y pescados a la brasa.(bonito, sardinas, jargos, lubinas, rapes, rodaballos etc. Parrilladas de carne y pescado HAMBURGUESAS de ternera a la parrilla con pan artesano. SIDRA NATURAL DE CANTABRIA (escanciadores) NUEVO PARQUE INFANTIL. CANAL SATELITE partidos de liga y champions, grandes pantallas en cafetería y en terraza cubierta y al aire libre, para disfrutar de tus copas, raciones, picoteo, pizzas, hamburguesas…… !COMO SIEMPRE! La calidad. Raciones y picoteo, pescados y mariscos de nuestra zona costera de San Pedro del mar, carnes selectas, paellas y nuestro esplendido arroz con bogavante (también para llevar). Disponemos de seis deliciosos menús degustación desde 14,50 E por persona. Gran terraza y aparcamiento privado y gratuito. MENU ESPECIAL ENTRESEMANA…12,00 €. CARACOLES A LA MONTAÑESA AL ESTILO “CASA TERAN”…12,00 € MENU CINCO ESTRELLAS DIARIO Y FIN DE SEMANA CON PLATOS DE LA CARTA…19,90€

  • Arroz caldoso con bogavante
  • Almejas a la marinera
  • Pescados de nuestra zona costera
  • Rabas de magano
  • Bogavante a la plancha
  • Maganos encebollados o a la parrilla con ali-oli
  • Pulpo a la parrilla con gallega
  • Mollejas de lechazo empanadas
  • Gambas frescas de Huelva
  • Revuelto de caviar de Erizos de Mar
  • Excelentes mariscadas
  • Rape en salsa verde con almejas
  • Solomillo a la parrilla al queso, champiñones o mojo picón
  • Chuletón de buey a la parrilla
  • Entrecot a la parrilla
  • Costilla a la parrilla con mojo picón
  • Chorizo de pueblo o criollo a la parrilla
  • Morcilla a la parrilla
  • Parrillada de carnes
  • Parrillada de pescados
  • Novedad LA PIZZA DI NAPOLI horneadas a la piedra y elaboradas con la autentica masa Napolitana
  • PARRILLA ASADOR carnes y pescados a la brasa
  • Hamburguesas a la parrilla
  • Sardinas a la parrilla
  • Bonito a la parrilla
  • Raciones y picoteo
  • Postres caseros

Restaurante Hotel Rebeco

El Hotel Rebeco es un hotel de alta montaña situado en pleno centro del Parque Nacional Picos de Europa y a escasos metros del teleférico de Fuente Dé. El Hotel Rebeco esta construido en piedra y madera con una exquisita decoración, a la vez que muestra a sus clientes un Impresionante museo de punto de cruz. El Hotel Rebeco cuenta con 30 habitaciones, de las cuales 11 de ellas son dúplex (ideales para familias con niños). Cada habitación cuenta con TV, satélite, teléfono, calefacción, baño completo y terrazas en las cuales se puede disfrutar del anfiteatro rocoso que posee Fuente Dé.
Las instalaciones del Hotel Rebeco se componen de: restaurante, cafetería, aparcamiento privado, parque infantil, ascensor, taxi 24 horas, salón, zona WiFi, terrazas con vistas y zonas verdes en las cuales pueden disfrutar de la tranquilidad y el encanto de la zona.

Mención especial merece la gastronomía lebaniega, en la cual el cliente puede degustar el típico cocido lebaniego o la fabada asturiana, carnes lebaniegas de gran calidad, cabrito al horno, postres caseros y sus vinos y licores como el afamado orujo lebaniego. El restaurante del Hotel dispone de menú del día y menú de noche.

  • Capacidad de los comedores: 180 Personas
  • Tipo de cocina: Tradicional creativa
  • Tarjetas: Master Card – Visa – Red 6000
  • Horario: De 08.30 h. a 24.00 h.
  • Precio aproximado: Hasta 20€
  • Servicios:
    • Acceso minusválidos
    • Ascensores
    • Bailes de salón
    • Banquetes
    • Bodas
    • Cafetería
    • Calefacción
    • Comedores privados
    • Conexión a Internet
    • Detector de humos
    • Fácil aparcamiento
    • Fax
    • Grupos
    • Jardín
    • Parking
    • Parking próximo
    • Sala de juegos
    • Terraza; Vistas
    • Wifi
    • Zonas verdes

Especialidades : Cocido lebaniego, Fabada asturiana, Carnes, Cabrito al horno, Postres caseros.

El arroz con bogavante. Las Quebrantas (Somo).

En la localidad veraniega de Somo, famosa por su afición surfera, se encuentra este restaurante con más de 25 años de experiencia que ha sabido ganarse a una clientela fiel gracias a la calidad de sus productos. En la barra se pueden picar anchoas, gambas a la plancha o navajas, además de muchas otras delicias. En su carta destaca el arroz caldoso con bovagante y también la variedad de ensaladas como la de centollo, gambas y salsa rosa o la de bacalao.