Carne de Cantabria

Carne de Vacuno Procedente de las razas agrupadas en el tronco Cántabro, bóvido castaño cóncavo: Tudanca, Monchina y Asturiana; de la raza Pardo Alpina integrada por absorción, Limusina adaptada al medio y sus cruces.

Características de la Carne:

Ternera carne de color rosa claro a rosa, con grasa de distribución homogénea de color blanco nacarado, músculo de consistencia firme y ligeramente húmeda
Añojo carne de color rosa a rojo claro, con grasa de color blanco nacarado, músculo de consistencia firme y ligeramente húmeda.
Novilla carne de color rojo claro a rojo, con grasa de color cremoso, músculo de consistencia firme, infiltrado de grasa y ligeramente húmeda.
Buey carne de color rojo claro a rojo, con grasa de color cremoso, músculo de consistencia firme, infiltrado en grasa y ligeramente húmeda

Zona Geográfica

El territorio de reproducción, crianza y engorde del ganado destinado a la producción de carne apta para ser protegida por la Indicación Geográfica Protegida, comprende el territorio de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

El área de elaboración se extiende igualmente, al territorio de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Método de Obtención

Los terneros permanecen con sus madres hasta los 5-7 meses en que se destetan y pasan a una alimentación forrajera, en el pasto o con forrajes conservados en las instalaciones.

Durante la fase de acabado la ración se completa con alimentos concentrados autorizados por el órgano de control. La elaboración comprende las prácticas de sacrificio, faenado y despiece previo a la expedición de la carne amparada. Los mataderos y salas de despiece reunirán las condiciones técnico-sanitarias exigidas por la legislación vigente.

El sacrificio y faenado de las canales no podrá ser simultáneo al de otros animales no inscritos. Después del sacrificio se realiza el oreo y a continuación se procede a la conservación de las canales.

Vinculo

Las condiciones climatológicas y orográficas de la región cántabra hacen posible la existencia de grandes zonas dedicadas al pasto, en las que tradicionalmente se ha desarrollado una importante actividad ganadera fuertemente ligada a la tierra.

El clima atlántico, con abundantes y frecuentes precipitaciones, y el efecto de pantalla que ejerce con las montañas, favoreciendo la condensación y suavizando la temperatura, junto con las características de los suelos, hacen de Cantabria una región con óptimas condiciones para la producción pratense y por lo tanto idónea para la cría extensiva de ganado.

Las razas explotadas cuya carne puede ser amparada, están perfectamente adaptadas a la zona de producción, lo que determina un equilibrio ecológico productivo entre el ganado y el medio. La alimentación de las reses destinadas al sacrificio se corresponde con las técnicas y usos de aprovechamiento de los recursos naturales en régimen extensivo, estante o trashumante.

Estas prácticas se han llevado a cabo desde la antigüedad y ha quedado constancia de ellas en numerosos documentos, referentes a donaciones, acuerdos, concordias, pleitos y ordenanzas de regulación de pastos. Ya en el siglo IX se documenta la concesión del Monasterio de Santa María del Yermo a la Catedral de Oviedo de pastos en una amplia zona de Cantabria, para aprovechamiento de sus ganados.

La reputación ganadera de Cantabria también queda acreditada por las numerosas ferias de ganado vacuno que desde la Edad Media fueron concedidas a villas de la región. Entre las mas antiguas figura la feria de Potes, concedida en 1.379 por el Rey Juan I de Castilla, y la mas importante de la región el establecimiento del Mercado de Torrelavega concedido por Real cédula del Rey Carlos III de 1 de enero de 1.767.

El elevado grado de notoriedad de la Carne de Cantabria, se desprende de un reciente estudio, el cuál, refleja que el 90,4% de la población residente en Cantabria, tiene conocimiento de la misma.

Carnicería Pepín en Ampuero

En Carnicería Pepín también le ofrecemos otro tipo de productos como Platos caseros elaborados al más puro estilo tradicional, empleando sólo las mejores materias primas y sin ningún tipo de conservante ni aditivo. Se presentan en bandejas envasadas en atmósfera protectora, que garantizan unas óptimas condiciones sanitarias y hasta 15 días de caducidad desde su elaboración. Pueden ser congelados como cualquier plato preparado en casa del que nos ha sobrado alguna ración.

Sólo contando con ganadería propia se puede garantizar al cien por cien la calidad de la carne, lo que nos permite controlar nuestros productos en cada una de las fases por las que ha de pasar la carne antes de ser expuesta en nuestras carnicerías. Esto, sin duda, contribuye a la búsqueda de la mejor calidad.

Los terneros nacen en la propia explotación y se crían en los pastos junto a sus madres hasta cumplir los 8 ó 9 meses. Después son alimentados exclusivamente con pienso, hierba y paja ecológicos hasta los 11 ó 12 meses, momento en que son vendidos en la carnicería familiar.

Les invitamos a visitarnos, convencidos de que nuestros clientes no se arrepentirán al probar nuestro seleccionado género de carnicería, charcutería y pollería.

Ganado de Raza

Ganado de Anievas. Carne de Raza. Todas nuestras piezas de carne van envasadas al vacío. Con este sistema se evita que la carne esté en contacto con el oxígeno, de manera que se protege de bacterias y microorganismos ralentizando su deterioro.

Es importante saber que la carne envasada al vacío suele tener un color más oscuro de lo normal y es posible que al abrir el envase se note un ligero olor a ácido láctico. Este olor es totalmente normal y se debe al confinamiento de la carne. Es aconsejable abrir el paquete 15 minutos antes del consumo para que la pieza recupere su color y su aroma.

Una carne envasada al vacío puede mantenerse hasta 20 días en el frigorífico sin perder su calidad y propiedades. Pueden ser hasta 25 días si se trata de piezas completas.

Nuestras hamburguesas  se presentan en unidades de 150 gr ó de 60 gr, no es posible en este caso el envasado al vacío por no estropear la forma de la hamburguesa.

Tanto los paquetes envasados al vacío como los paquetes de hamburguesas pueden congelarse sin ningún problema.

Esta entrada fue publicada en Carne el octubre 2, 2014 por Corocotta.