Cocina marinera. Mijedo (Noja)

A los pies del monte Mijedo y a pocos metros de la playa de Trengadín se encuentra este restaurante. Es el refugio ideal para compartir unas raciones y luego comer en una de las dos terrazas que dispone. Para picar ofrece una carta muy sugerente, desde las rabas de magano a las almejas, las anchoas, el pulpo a la gallega, el revuelto de oricios, la ventresca, las croquetas de marisco, las navajas, las ostras, la gamba fresca, el pimiento relleno de verdel o los bocartes. Salvo problemas con la mar, marisco hay de todo y los pescados que mejor salida tienen son mero, rey, besugo, lenguado, rodaballo, jargo, lubina, cabracho, dorada y rape. Las mariscadas deben ser por encargo así como las paellas y el arroz con abacanto que tiene mucho éxito entre su clientela.

Ventresca de Bonito del Norte

La ventresca de bonito se distingue por su jugosidad y sabor, cualidades que la hacen ser una de las partes más apreciadas del bonito.

Ventresca de Bonito del Norte

Se trata de un producto muy especial, trabajado artesanalmente y con mucho cuidado.

La ventresca del bonito del norte es una parte del despiece del atún, ubicada en la parte inferior del pez, en la zona próxima a la cabeza. La denominación ventresca se debe precisamente a la cercanía que posee con respecto al vientre del pescado. Su utilidad en gastronomía se centra en el sabor y textura que proporciona comparados con otras partes del despiece del bonito. Esta parte del pescado suele comercializarse en conservas (en España e Italia) debido a la capacidad de ser preservado, fresco suele ser consumido en aperitivos, cocinado al horno.

En gastronomía se consume habitualmente en ciertas zonas del mediterráneo. En conserva o fresco, a veces en salazón. Este despiece carece por completo de espinas. Su sabor y textura limpia hace que participe de platos como ensaladas. Suele ser una parte del bonito muy apreciada en elaboraciones similares a la carne como son el asado, al horno, o a la parrilla.

Arzak nos enseña la forma correcta de limpiar una ventresca de bonito para aprovechar sus partes más jugosas. Distinguimos el atún del bonito por las aletas, se limpia y se aprovecha todo, nada se desperdicia.

Esta entrada se publicó en Pescado y está etiquetada con Bonito en octubre 16, 2014 por Corocotta.