Almejas a la marinera

Ingredientes: 1 kg de almejas, 3 dientes de ajo, 1 guindilla, perejil, media cebolla, pan rallado, medio vaso de vino blanco, el zumo de medio limón, aceite de oliva y sal.

Se lavan bien las almejas ( es conveniente ponerlas a remojo unas horas antes con abundante agua y un puñado de sal ) y se ponen en una sartén con medio vaso de agua fría, poniéndose a cocer a fuego vivo. A medida que se abren se van sacando con la espumadera a una cazuela amplia, de barro. Se cuela el agua resultante de la cocción y se reserva. En una sartén se pone el aceite y se fríe la cebolla y el ajo, todo picado. Cuando estén dorados ambos, se añade una cucharada sopera de pan rallado y se rehoga un poco, se agrega el agua de cocer las almejas, el vino blanco, el zumo de limón y la guindilla. Se da un hervor y se vierte la salsa sobre las almejas, dejándolas cocer a fuego muy suave de 5 a 10 minutos. Por último se sazona y se espolvorea con el perejil picado.

Marmita de bonito

Ingredientes: 500 g de bonito fresco, 750 g de patatas, 2 cebollas, 4 tomates maduros, 2 pimientos verdes, 2 pimientos rojos, 2 dientes de ajo, 1 hoja de laurel, pimienta, pimentón picante, medio vaso de vino blanco, aceite de oliva y sal.

Cortar las cebollas y los pimientos en trozos pequeños. Pelar los tomates y patatas y cortarlos irregularmente. En una cazuela de barro con un poco de aceite caliente, rehogar las cebollas. Cuando tomen color, añadir los pimientos y seguidamente los tomates. Dejar cocer, tapado y muy lentamente, hasta que reduzca un poco. En un mortero picar los dientes de ajo, diluir con el vino blanco y verter en la cazuela con el resto del sofrito. Aromatizar con la hoja de laurel, sazonar con sal, pimienta y pimentón y dejar cocer 5 minutos más. Añadir las patatas. Rehogar un poco para que cojan algo de gusto y cubrir escasamente con agua. Dejar cocer suavemente. Con las patatas a punto, añadir el bonito cortado en dados grandes y dejar cocer 10 minutos. Comprobar el punto de sal, dejar reposar 5 minutos y servir.

Ensalada de Anchoas en salazón y pimientos

Esta receta es la más sencilla y la más tradicional para degustar las Anchoas en salazón. El secreto de esta receta es poner en aceite las anchoas durante varios días para que estén más sabrosas. Después éstas se colocan junto al pimiento cortado en tiras.

A este plato se le pueden añadir diversas guarniciones como un bouquet de verduras con vinagreta. Para el bouquet, podremos utilizar berros, endivias, escarola morada, achicoria, rúcula, rábanos y tomates cherry.

La Quesada Pasiega

La quesada es otro postre típico pasiego. Se compone de leche de vaca cuajada que se acompaña de mantequilla y harina de trigo, huevos y azúcar. La masa se suele aromatizar la mezcla con limón rallado y canela en polvo.

En la preparación de la quesada se mezclan el azúcar y la mantequilla y se añade la leche cuajada (o la leche con un yogur), el limón y la canela. Seguidamente se incorporan los huevos, batidos y a continuación se añaden la harina y la levadura.

Una vez amasado se deposita en moldes de tarta, que se introducen en el horno durante una hora a 180 °C, hasta que se dore su superficie. Se puede servir caliente o frío. La quesada tiene la apariencia de flan, pero la consistencia del pudín, y tiene un exquisito sabor, no muy dulce pero tampoco salado como el queso curado.

Jibiones en su Tinta

ELABORACIÓN DE JIBIONES EN SU TINTA

Ingredientes

Para 6 personas.  Tiempo de cocción: 60 minutos

1 Docena De Jibiones  2 Kilos De Cebollas  ½ Libro De Aceite De Oliva  4 Dientes De Ajo  1 Tomate Maduro Pequeño  1 Cucharada De Harina  ½ Litro De Caldo De Pescado  Sal.

Limpiar y trocear los jibiones, cuando son pequeños se cocinan enteros. Reservar la tinta.

En una cazuela con el aceite, reservar 4 cucharadas, ponemos a freír la cebolla picada reservando un poco para la salsa. Cuando esté a punto de dorarse, echamos los jibiones y los rehogamos hasta que prácticamente hayan soltado casi todo el agua.

En una sartén ponemos las 4 cucharadas de aceite y cuando esté caliente echamos la cebolla picada, antes de dorarse ponemos el ajo y luego el tomate que se haga un poco, al cabo de diez minutos, ponemos la harina, freímos y añadimos el caldo de pescado hasta que quede una salsa ligada.

Le incorporamos la tinta y le dejamos hacer diez minutos. Pasamos todo por un pasapurés y lo juntamos con los jibiones, dejando hervir nuevamente hasta que estén hechos. Sazonar de sal.

Rollitos de arándanos y frutos secos

Al hilo del articulo anterior os dejamos una Receta de Rollitos de arándanos y frutos secos

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 taza de cranberries (arándanos) desecados
  • 1 taza de frambuesas picadas
  • 1/2 taza de nueces troceadas
  • 1/2 taza de almendras laminadas
  • 250 g de pasta de hojaldre
  • 1 huevo, batido
  • Azúcar
  • Hojas de menta al gusto (opcional)

Preparación

  1. Freír en una sartén a fuego lento las frambuesas y la mitad de los cranberries hasta que se deshagan. Sin dejar de remover, añadir azúcar al gusto, si es necesario se puede añadir un poco de agua. Retirar del fuego y agregar 4 cucharadas de almendras
  2. reservar.
  3. Extender la pasta de hojaldre y formar rectángulos de 8 x 5cm procurando que la pasta quede delgada. Untarlos con la preparación de cranberies y frambuesas, añadir las almendras y los cranberries desecados (reservando algunos para decorar) y enrollar la pasta.
  4. Colocar los rollitos en una bandeja para horno previamente engrasada.
  5. pintarlos con el huevo y espolvorear con azúcar, algunas almendras y unos cranberries picados. Hornear durante 20 minutos a 180°C o hasta que la pasta esté bien cocida y dorada. Dejar enfriar.
  6. Montaje: Servir los rollitos decorados con algunos cranberries, almendras y hojas de menta.

Hamburguesas con Bonito del Norte

Como hacer unas Hamburguesas con Bonito del Norte. El bonito picado y aderezado con sal, ajo, cebolla, perejil, huevo batido, pan remojado en leche o agua y harina nos sirve para hacer unas sabrosas albóndigas a las que podemos acompañar con una salsa rubia o de tomate. Y con la misma masa, prescindiendo quizás del ajo y el pan y sumándole pimienta y orégano, podemos preparar unas deliciosas hamburguesas.

Respigos de Laredo

Hoy vamos a preparar Respigos de Laredo. Un plato tan rico como humilde a base de tallos tiernos de nabo. Este plato es toda una tradición en esta localidad y nació de la necesidad. Cuando los pescadores no podían traer suficiente pesca a tierra, el hambre se agudizaba. Los manojos de tallos de los nabos eran comida para el ganado, pero las ingeniosas amas de casa se las apañaron para conseguir hacer de este rastrojo un verdadero manjar.

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 3 MANOJOS DE RESPIGOS
  • 1 PIMIENTO CHORICERO SECO
  • 350 gr DE TOCINO ADOBADO O PANCETA
  • 4 CUCHARAS DE ACEITE DE OLIVA
  • 4 DIENTES DE AJO
  • 3 CHORIZOS ROJOS
  • SAL

PREPARACION

Los manojos de respigos no son tan complicados de conseguir. La cuestión es que si en tu mercado habitual no los tienen tendrás que encargarlos. Con los demás ingredientes no tendrás problemas.

1. Llenamos una olla con agua y le echamos un puñadito de sal. En ella vamos a cocer nuestros respigos durante 20 minutos. Antes de ello tendrás que ir purgando las hojas que estén demasiado secas o feas y quedarte solo con las tiernas. Una vez cocidos los ponemos en un escurridor bajo el grifo de agua fría. Cuando ya no estén calientes hay que estrujarlos para quitarles todo el agua que se pueda y dejarlos reposar.

2. En una sartén ponemos las 4 cucharadas de aceite. En el freímos el tocino adobado hasta que quede como torreznos…(esto es, bien doradito sin estar quemado). Reservamos los torreznos y picamos muy finitos  los dientes de ajo y cortamos en rodajas el chorizo. Los ponemos a freír en la sartén junto con los pimientos choriceros hasta que todo quede en su punto. Ten en cuenta que los ajos no deben quemarse, si ves que comienzan a dorarse en exceso los retiras. Lo mismo te digo para el pimiento choricero. Retiramos todos los tropezones (chorizo, tocino, pimiento y ajos) y los reservamos.

3. En el aceite resultante vamos ahora a rehogar los respigos. Comprobamos el punto de sal y los dejamos a fuego medio durante unos 5 minutos. Pasado ese tiempo apagamos el fuego y añadimos el plato con el resto de ingredientes a fin de que se mezclen bien en caliente.

Si en algún momento del proceso notas que te quedas sin aceite para poder rehogar los respigos puedes añadir un poco más. Recuerda de no perder de lengua el punto de sal.

Puedes poner los respigos en una fuente de barro para que todos los comensales puedan picar. Otra forma de presentarlo es a modo de pincho. Para ello cogemos una rebanada de pan, la tostamos y sobre ella extendemos una cama de respigos. Sobre ella ponemos un trozo de chorizo, tocino y pimiento. Una tapa excelente y muy rica.

Hay quien pasa mucho más tiempo cociendo los espigos, más de una hora y además le va cambiando el agua para quitarles el sabor amargo. Hay quien le pone un huevo frito encima. Al ser un plato muy local, en cada casa tienen su propia receta. Hay quien los mezcla con gulas, gambas o incluso bacalao desalado.

ORIGEN

Como hemos comentado los respigos nacen de la necesidad. No se sabe muy bien cuanto tiempo hace de ello, pero lo cierto es que la tradición se fue perdiendo a lo largo del tiempo para casi desaparecer. Debemos agradecer a la Cofradía del Respigo su reaparición en la gastronomía actual. De hecho en las escuelas de cocina de la zona se intenta implantar y modernizar este plato tan tradicional para adaptarlo a la nueva cocina. El día de la Inmaculada se celebra en Laredo el Día Internacional del Respigo. Ese día se pueden degustar raciones de respigos de una gran diversidad, clásicos, modernos, conceptuales… El Respingo de Laredo es una receta que ha vuelto para quedarse en nuestras cocinas.

Cocido Lebaniego

El cocido lebaniego es uno de los platos gastronómicos típicos de Liébana, en Cantabria (España). Es un guiso de interior cuyos componentes esenciales son los pequeños garbanzos de Potes, las patatas y la berza (hoy en día el repollo por falta de berza) a los que se añade el compango procedente del matacíu del chon (chorizo, morcilla, tocino, hueso de jamón), además de carne de ternera (cecina, hueso de rodilla y zancarrón) y relleno, que es una masa hecha de miga de pan, huevo, chorizo y perejil.

Es un plato fuerte con un gran aporte calórico, por lo que se suele comer como plato único, degustándose primero la sopa, después los garbanzos (en ocasiones con una ensalada de lechuga), y por último las carnes junto con el relleno, aunque también pueden comerse los garbanzos y la carne conjuntamente.

INGREDIENTES PARA 8 PERSONAS

  • garbanzo, 500 gramos
  • tocino, 200 gramos
  • huevo, 2 unidades
  • hueso de rodilla, 1 unidad
  • hueso de jamón, 1 unidad
  • fideo mediano, 1 taza
  • ajo, 2 dientes
  • aceite de oliva,  cucharada
  •  morcillo, 500 gramos
  • chorizo frescos, 2 unidades
  • patata, 2 unidades
  • repollo, 1 unidad
  • miga de pan, 100 gramos
  • leche, 1/2 taza
  • sal,  al gusto

ELABORACIÓN  Poner agua fría en una olla alta y echar el morcillo, el chorizo, el tocino magro y los huesos. Cuando comience a cocer, añadir los garbanzos (que habrán estado en remojo toda la noche anterior) y cocer hasta que todo esté tierno, espumando con un cacillo toda la superficie.

A las 3 horas de cocción y unos 20-30 minutos antes de que termine la cocción se añaden las patatas cascadas y el repollo troceado; poner a punto de sal. Colar el caldo y añadir los fideos para hacer la sopa.

Batir los huevos en un cuenco e incorporar el ajo y perejil picados, la miga de pan remojada en leche y escurrida; trabajar la masa hasta conseguir una consistencia más bien espesa. Hacer unos rollos y freirlos en aceite caliente hasta que estén bien dorados.

Servir la sopa como primer plato y, la carne con las verduras y el relleno como segundo.