Jibiones de Guadañeta

Llegó el otoño y con él las últimas salidas a la mar, las últimas aventuras del año en el Cantábrico. Se acabó el madrugar, las esperas a que despunte el alba guadañeta en mano. Y los salpicones de tinta fresca. La mar se torna cada día más incierta, irregular, imprevisible, y pocos serán ya quienes salgan en busca de uno de los productos más cotizados del verano: el calamar. Hasta el año que viene, habrá que conformase con los recuerdos del pasado verano.

Laredo cuenta en su haber con una gran tradición de veteranos “jibioneros” (pescadores jubilados), que tras años de experiencia continúan con el arte de la pesca, más como un hobby que como un trabajo.  Con el inicio del calor las aguas de la bahía de Laredo comienzan a poblarse de jibiones listos para ser pescados. La técnica es aparentemente sencilla, hay que utilizar el movimiento de la persona, un tira y afloja  que muchos denominan como “ála y arria, ála y arría…”.

En Santander también se llama al calamar, magano. Aquí os dejamos una foto de este exquisito manjar. En esta ocasión preparados con cebolla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *